Clases


Practicamos yoga físico (Hatha Yoga) y mental (Raja Yoga).

En el Hatha Yoga o yoga físico, utilizamos el cuerpo como herramienta para la evolución de la consciencia. Este trabajo consciente sobre el cuerpo conduce al dominio de la mente para lograr salud y armonía física, emocional, mental y espiritual.  Las técnicas del hatha yoga son muy precisas y verificadas; entre ellas los asanas, pranayama, los mudras y bandhas y los shatkarmas.

En las clases insistimos primero en recuperar el habito sano de una respiración natural ya que muchas dolencias y desequilibrios se deben al deterioro de esta función vital. Las técnicas respiratorias de pranayama (control respiratorio) se van introduciendo de un modo prudente, progresivo y preciso. El pranayama es un método muy poderoso para despertar nuestro potencial energético; ha de realizarse cuidadosamente. Los asanas (posturas corporales) son enseñados con precisión y sentido cinestesico, buscando una correcta alineación del cuerpo tanto física como energética. Se pone especial atención en los ajustes que cada uno necesita para que cada alumno pueda practicar de manera independiente y desarrollar una práctica personal segura. Para ello se usa material de yoga (bloques, cinturones, sillas, bolster, mantas…) con un doble propósito : pedagógico para un mejor entendimiento de la postura y terapéutico para adaptar las posturas a la morfología de los alumnos. El objetivo es que el alumno sea su propio maestro, experimentando y aprendiendo a practicar desde la escucha, con un profundo respeto por su cuerpo en lugar de copiar o imitar posturas sin conciencia.  Además de los numerosos beneficios de los asanas a nivel físico, este trabajo postural nos conduce a la relajación consciente y profunda : nos enseña a relajarnos de forma consciente,  a vivir de forma más relajada enfrentandonos a los desafíos de la vida cotidiana como si fueran posturas de yoga: con atención y concentración, con una respiración consciente, con flexibilidad y firmeza, centrados y  abiertos.

Con el Raja Yoga o yoga mental, buscamos entender primero qué es la mente, purificar su contenido y despertar todo su potencial.  Desarrollamos el estado de interiorizacion (Prathyahara) neutralizando los sentidos para que la consciencia pueda profundizar en el mundo interno. Cultivamos la concentración (Dharana) enfocando toda la energía hacia un solo punto, y perfeccionando esta concentración, el practicante avanzado puede llegar a estados de meditación (Dhyana). Una de las técnicas que practicamos en clase es el Yoga Nidra o yoga del sueño. Esta práctica induce progresivamente el estado de prathyahara mediante la relajación consciente de todas las estructuras del cuerpo-mente. El Yoga nidra tiene la ventaja de practicarse tumbando en la postura de relajación por lo que es una práctica al alcanze de todos. Sus beneficios a nivel físico y mental son multiples. Al tener la capacidad de purificar los contenidos mentales tiene categoría de meditación.

 

 

Opiniones

“Después de múltiples experiencias en el aprendizaje del yoga he descubierto en Madrid a Bénédicte como una profesora de Yoga excepcional. En un mundo donde todo el mundo pretende enseñar Yoga, Bénédicte es una profesora seria, profunda, metódica, cercana y consistente. Cada clase es una experiencia nueva que me hace progresar poco a poco en mi evolución hacia la conciencia de mi mismo en el momento presente.” Enric H.

“Después de haber probado varios centros y profesores en Madrid, compruebo una y otra vez que Bénédicte es una profesora excelente. Sus clases se caracterizan por el dinamismo y la variedad, algo muy difícil de encontrar; por el cuidado de cada detalle: la música, la temperatura… y lo más importante por el cuidado de las posturas, evitando lesiones y maximizando los resultados de cada asana. Dar con Bénédicte ha sido como encontrar una aguja en un pajar.”  Beatriz C.

“Con la práctica del Yoga ha cambiado la percepción que tenía de mi propio cuerpo, que ahora se ha hecho ligero, se ha cargado de sentido y es instrumento para la trascendencia. La enseñanza de Bénédicte es ordenada, precisa, delicada y dedicada, lo que denota un conocimiento profundo del Yoga y una sensibilidad muy especial. Me transmite una gran confianza y el deseo de perseverar en la práctica.”  Mario S.

“Siento que cada clase de yoga con Bénédicte me permite seguir conociendo mi cuerpo, corregir malas posturas y liberar además mi mente de lo cotidiano. De las clases y de ella sin duda valoro su vitalidad, calidez humana y generosidad a la hora de compartir sus conocimientos de yoga. Su cercanía definitivamente da confianza a quienes comenzamos en yoga. Gracias! ” Gustavo S.

“He empezado el Yoga siguiendo los consejos de mi médico tras varios episodios de lumbalgia. Aprecio particularmente que Bénédicte me guie durante la clase teniendo en cuenta mi “debilidad” física. Poco a poco, mi espalda se fortalece y ¡me siente mucho mejor! ¡Los beneficios del Yoga para mi son indiscutibles!”  Isabelle M.

“Las clases de yoga de Bénédicte han sido para mi un verdadero descubrimiento. El perfecto conocimiento del cuerpo, las técnicas de relajación y la suavidad de su voz convierten sus clases en “instantes” de gran serenidad. El esfuerzo físico combinado con la relajación física y mental, ¡es realmente increíble!”  Sophie S.
 

“La práctica del yoga me aporta muchos beneficios tanto a nivel físico como a nivel mental y espiritual. Las clases son dinámicas y Bénédicte es siempre muy atenta a la corrección de las posturas. Gracias al yoga he recuperado flexibilidad muscular, y experimento una sensación de relajación y de calma interior.” Marie-Christine J.

“He descubierto el Yoga con Bénédicte; me gusta mucho sus clases que permiten un aprendisaje progresivo y muy estructurado. Sus clases combinan perfectamente la rigor que implica la práctica del Yoga así como como el respeto de la capacidad de cada uno. Los beneficios tanto a nivel fisico y mental son para mi evidentes.” Jorge L.

“Tengo una hernia discal que me impedia practicar deporte, pero desde que he empezado el yoga con Bénédicte, me siento más comoda en mis movimientos y mis dolores no me incapacitan más. Bénédicte es atenta, se adapta a la morfología y capacidad de cada uno; sus clases son variadas. Salgo de clase liberada y revitalizada a la vez.”  Anne D.