Opiniones

22

Después de múltiples experiencias en el aprendizaje del yoga he descubierto en Madrid a Bénédicte como una profesora de Yoga excepcional. En un mundo donde todo el mundo pretende enseñar Yoga, Bénédicte es una profesora seria, profunda, metódica, cercana y consistente. Cada clase es una experiencia nueva que me hace progresar poco a poco en mi evolución hacia la conciencia de mi mismo en el momento presente. Enric, CEO, franco-español.

 

23

¡Solo quería decir lo bien que me hacen las clases de yoga con Bénédicte! ¡Estoy feliz de que mi amiga me lo recomendó! Llego de la lengua, corriendo y estresada…. pero salgo como nueva y feliz de haberme dado a mi misma la oportunidad de tener este tiempo para mi. Claudia, financiera, colombiana.

 

Después de haber probado varios centros y profesores en Madrid, compruebo una y otra vez que Bénédicte es una profesora excelente. Sus clases se caracterizan por el dinamismo y la variedad, algo muy difícil de encontrar; por el cuidado de cada detalle: la música, la temperatura… y lo más importante por el cuidado de las posturas, evitando lesiones y maximizando los resultados de cada asana. Dar con Bénédicte ha sido como encontrar una aguja en un pajarBeatriz, office manager, española.

 

Con la práctica del Yoga ha cambiado la percepción que tenía de mi propio cuerpo, que ahora se ha hecho ligero, se ha cargado de sentido y es instrumento para la trascendencia. La enseñanza de Bénédicte es ordenada, precisa, delicada y dedicada, lo que denota un conocimiento profundo del Yoga y una sensibilidad muy especial. Me transmite una gran confianza y el deseo de perseverar en la práctica.  Mario, español, músico experimental y creador de contenidos digitales.

 

 

Yo quería descubrir qué era el yoga y seguir en contacto con la lengua francesa. Las clases de Bénédicte me han hecho aprender a estar en calma, a dar reposo a mi cabeza llena de discursos, palabras nuevas, textos e ideas. Precisamente el hecho de que sean en francés y su forma de hablar hacen que pueda evadirme de la velocidad a la que me llevan las obligaciones del día a día. Cada semana mi cuerpo se libera de las contracturas y hace que me sienta mejor. Helena, traductora e intérprete, española.

 

 

Siento que cada clase de yoga con Bénédicte me permite seguir conociendo mi cuerpo, corregir malas posturas y liberar además mi mente de lo cotidiano. De las clases y de ella sin duda valoro su vitalidad, calidez humana y generosidad a la hora de compartir sus conocimientos de yoga. Su cercanía definitivamente da confianza a quienes comenzamos en yoga. Gracias! Gustavo, boliviano, Ingeniero en Telecomunicaciones.