Yoga

“Saludo a Sri Shiva Adinatha,
quien enseñó el hatha yoga vidyâ o ciencia del hatha yoga,
que es un escalón para el aspirante que busca ascender al pico más alto del râja yoga como logro espiritual” .  –
Hatha Yoga Pradipika I.1.

 

En clase practicamos Hatha Yoga y Râja Yoga, uniendo el aspecto físico y mental del Yoga como una misma disciplina, siendo el hatha un medio para el râja.

En el Hatha Yoga utilizamos el cuerpo como herramienta. Este trabajo consciente sobre el cuerpo conduce al dominio de la mente para lograr salud y armonía física, emocional, mental y espiritual.  El hatha yoga incluye los âsanas (posturas corporales), el prânâyâma (ejercicios de respiración), los mudras y bandhas (técnicas de control neuromuscular y reorientación de las energías) y los shatkarmas (técnicas de higiene y purificación).

En las clases insistimos primero en recuperar el habito sano de una respiración natural ya que muchas dolencias y desequilibrios se deben al deterioro de esta función vital. Los âsanas (posturas corporales) son enseñados con precisión y sentido cinestesico, buscando una correcta alineación del cuerpo tanto física como energética. Se pone especial atención en los ajustes que cada alumno necesita para que pueda practicar de manera independiente y desarrollar una práctica personal segura. El objetivo es que el alumno sea su propio maestro, experimentando y practicando desde la escucha, con un profundo respeto por su cuerpo en lugar de copiar o imitar posturas sin conciencia. Las técnicas respiratorias de prânâyâma se van introduciendo de un modo prudente y progresivo. Mudras, bandhas y âsanas se unen naturalmente en una práctica intensa y completa que nos conduce a la relajación profunda y a la meditación.

Con el Râja Yoga o yoga mental buscamos entender qué es la mente, purificar su contenido y despertar todo su potencial. Desarrollamos el estado de interiorización (Prathyahara) neutralizando los sentidos para que la consciencia pueda profundizar en el mundo interno. Cultivamos la concentración (Dhârâna) como aproximación a la meditación (Dhyana). Una de las técnicas de meditación que practicamos en clase es el yoga nidra o yoga del sueño. Esta práctica induce progresivamente el estado de prathyahara mediante la relajación consciente de todas las estructuras del cuerpo-mente. El Yoga nidra tiene la ventaja de practicarse tumbando en la postura de relajación por lo que es una práctica al alcanze de todos.

En clase, aunamos estos conceptos y técnicas en un entorno seguro y respetuoso, ofreciendo al practicante sincero y dedicado una base para ir desarollando su práctica de Yoga. Este proceso de introspección y de auto-realización que se inicia en clase se va traslando poco a poco fuera de la esterilla a nuestra vida cotidiana, recordando siempre que como todos los grandes sistemas filosóficos, la práctica del Yoga empieza con la observación de unos principios éticos y de auto-disciplina, los Yamas y Niyamas. Siguiendo estos valores, incorporando nuevos hábitos de vida saludable, honorando el aspecto sagrado de cada vida, podremos entonces crear una base estable para iniciarnos y avanzar en el camino del Yoga.